Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación.
política de cookies

Aceptar Rechazar

 

El valor de mirar hacia dentro para 
sanar nuestras heridas emocionales

Todos tenemos una historia emocional, todos hemos vivido experiencias dolorosas que han dejado secuelas en nuestro corazón y en nuestro cuerpo emocional. Cuando abordamos adecuadamente estas heridas nos ayudan a crecer emocional y espiritualmente; pero si las reprimimos, las negamos o las enmascaramos, se expresan inconscientemente recreando patrones dolorosos.

Sigmund Freud ya lo dijo: «Las emociones no expresadas nunca mueren, son enterradas vivas y salen más tarde de las peores formas». Es decir, cuando no expresamos el dolor que habita en nuestro cuerpo emocional, las emociones reprimidas no desaparecen, permanecen en nuestro inconsciente, condicionando nuestra existencia y proyectándose «de las peores formas» o sea, generando sufrimiento para nosotros mismos y para los demás. 

De ahí la importancia de poder sentir y expresar conscientemente lo que en su momento no pudo ser vivido, para poder liberarnos del pasado. En eso consiste el proceso terapéutico, en abrirnos a nuestro universo interior para poder vivir y expresar conscientemente aquello que hemos acumulado dentro: tristeza, dolor, temor, resentimiento, deseo, vergüenza, culpa, sentimientos de abandono y desvalorización, etc. 

Pero generalmente no es fácil, porque hay una gran desconexión entre nuestra mente racional y nuestro cuerpo emocional, y los mecanismos de protección que hemos desarrollado velan para que sigamos disociados, evitando entrar en contacto con las memorias traumáticas de nuestro cuerpo emocional. 

Es natural que haya resistencia a abrirnos a nuestro universo interior. Todos, en mayor o menor grado, en la infancia nos vimos obligados a desarrollar una coraza mental-energética-emocional para protegernos y adaptarnos a las circunstancias que nos tocó vivir. Y aunque nuestra situación ha cambiado, el mecanismo de protección sigue estando ahí, velando por nuestra seguridad, controlando y reprimiendo nuestra energía. Requerirá tiempo y paciencia poder confiar y poco a poco permitirnos abrir los cerrojos de nuestro corazón.

El cuerpo emocional y el niño/a interior herido/a

Además de la personalidad y las estrategias que hemos desarrollado para adaptarnos, dentro de cada uno de nosotros hay un ser muy sensible y vulnerable, con un gran anhelo de amor, de conexión, de ser auténtico y expresar su energía, de sentirse visto y apreciado.

A veces somos conscientes de nuestro niño/a interior herido/a y de cómo nos condicionan las experiencias traumáticas de nuestra infancia, pero no siempre es así. En los primeros años de vida, para adaptarnos a las exigencias del entorno, tuvimos que disociarnos de nuestros sentimientos. Aprendimos a ignorar y reprimir nuestro corazón, a desconectamos del sentir y de las necesidades de nuestro cuerpo emocional y a sustituirlo por un discurso mental.

Con el tiempo el discurso mental se convirtió en el centro de nuestra existencia, en detrimento de nuestro cuerpo, nuestro corazón y nuestro cuerpo emocional. Esa desconexión entre la mente consciente y el cuerpo emocional provoca que, a menudo, lo que pensamos que sentimos no es real y enmascara lo que está sucediendo en nuestro cuerpo emocional. La mente dice: «Estoy bien, no me pasa nada», pero nuestra energía muestra enfado, decepción y frustración; o nos decimos: «Yo no necesito a nadie», pero estamos constantemente buscando atención y reconocimiento. O expresamos: «No tengo miedo», pero vivimos congelados o atrincherados; o pretendemos «ser especiales», pero internamente nos sentimos inadecuados, acomplejados, inferiores; o nos decimos: «Yo estoy muy abierto», pero los demás perciben una coraza hermética y un corazón cerrado.

Una cosa es lo que verbaliza nuestra mente y otra lo que expresa nuestra energía

Cuando estamos muy heridos, a menudo vivimos en la negación. Vivir en la negación significa negar que dentro de nosotros hay un conflicto, una herida, algo que nos genera dolor, ansiedad, temor o malestar. En lugar de ver, sentir y responsabilizarnos de nuestro temor, nuestra herida o nuestra necesidad, lo negamos y lo enmascaramos. Pretendemos que dentro de nosotros no hay ningún problema y lo proyectamos afuera. Pero negar la realidad interna no nos ayuda; al contrario, cronifica el problema y genera más conflictos.

A veces estamos tan heridos que somos incapaces de reconocer la frustración y el victimismo que hay debajo de nuestro enfado. El orgullo y la desconfianza nos impide abrirnos, mostrarnos, ser vulnerables, expresar nuestras necesidades. En lugar de abrirnos y responsabilizarnos, juzgamos a los demás, les exigimos que sean como nosotros queremos. Y cuando nos rechazan y se alejan porque no se sienten respetados, lo utilizamos para cargarnos de razones y culparlos de la situación.

Hace falta mucho valor para salir de esa rueda. Requiere mucha valentía y consciencia abrirnos a nuestro cuerpo emocional y responsabilizarnos. Es humano y comprensible que durante mucho tiempo hayamos intentado evitarlo, porque no queríamos sentir el dolor que hay en nuestro corazón; pero evitándolo solamente cronificamos el sufrimiento.

Cuando estamos muy heridos creemos que cerrándonos somos más fuertes, porque es lo que tuvimos que hacer en nuestra infancia para protegernos. Pero al cerrarnos o disociarnos de nuestro cuerpo emocional, nuestro crecimiento interior se detiene, porque vivimos desconectados de nuestras necesidades y no podemos procesar y completar las experiencias dolorosas del pasado. 

Negar nuestros temores y nuestras heridas no nos hace más fuertes, solamente genera más coraza y confusión, una brecha más grande entre lo que pretendemos ser y nuestra realidad interna. Y esa desconexión sabotea muchas áreas de nuestra vida: la confianza, la autenticidad, la espontaneidad, el amor, la intimidad, la sexualidad, la creatividad... todo aquello que requiere una conexión profunda con nuestra naturaleza esencial.

Cuando tenemos la valentía de reconocer que estamos heridos y nos adentramos en un proceso profundo de autodescubrimiento, a través de la meditación o/y un acompañamiento terapéutico, podemos aprender a abordar conscientemente nuestro cuerpo emocional, dejar de repetir compulsivamente patrones dolorosos, sanar el trauma y transformar nuestra vida.

Ketan Raventós Klein
Extracto del libro: 'Sanar el corazón'.
Despertar el maestro interior y sanar las heridas emocionales
(Editorial Gaia)
https://transformacion-interior.com/libro-sanar-el-corazon


 

 

Otras entradas en el Blog Inspiración

La única salida es hacia dentro
Perder la cabeza para sentirte vivo
Cuando las heridas emocionales impiden crear un vínculo de amor e intimidad
Cómo transformar las experiencias traumáticas de nuestra infancia en una vida más consciente, amable y amorosa
La enseñanza del Fuego Sagrado
Rendirse a la vida: el “Arte de Morir“
Bypass Espiritual: las dolorosas secuelas del autoengaño “espiritual”
Sammasati: «Vuelve a ti, sé tu propia Luz»
Ser raro/a: cuando no encajas en ningún molde
El anhelo del corazón
Cuando la luz del corazón es eclipsada
La zanahoria de la (in)felicidad
El miedo a ser un perdedor
La necesidad de conocernos profundamente para poder sanar nuestras heridas emocionales
La brecha entre la personalidad y el Ser: cómo perdimos el contacto con nuestra naturaleza esencial
La alquimia del corazón
El despertar de Eckhart Tolle contado por él mismo
OSHO: Escucha tu ser interior
Eckhart Tolle: Cuando se confunde el amor con el apego adictivo del ego
Jeff Foster: El Amor de tu vida
Codependencia: cuando las heridas emocionales sabotean el amor y la intimidad
¿Fluye o no fluye? ...Más allá de una justificación para no abrir el corazón
Jeff Foster: Una nueva espiritualidad más humana
Jeff Foster: Cómo sucede la verdadera sanación
Byron Katie: Ocuparte de tus propios asuntos
OSHO: La dependencia espiritual es la peor esclavitud
Bert Hellinger: Las “ovejas negras” de la familia
Jeff Foster: La belleza de ser un inadaptado/a
Byron Katie: Una máscara para hacerte feliz
Jeff Foster: Más allá de la máscara del desapego
Eckhart Tolle: Las relaciones como práctica espiritual
OSHO: Todo el mundo tiene miedo a la intimidad
  Aviso Legal | Política de Privacidad y Cookies | Sammasati I.C.E. © Copyright 2020