Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación.
política de cookies

Aceptar Rechazar

 

Cuando las heridas emocionales impiden
crear un vínculo de amor e intimidad

 

¿Por qué teniendo el anhelo sincero de compartir, de amar y ser amados, las relaciones de pareja son tan difíciles? ¿Por qué generan tanto dolor, conflicto y frustración?

Cambiamos de pareja, pero repetimos los mismos patrones dolorosos. Atraemos o nos sentimos atraídos hacia personas inmaduras, reactivas, dependientes o evitativas. No queríamos caer en lo mismo, pero acabamos recreando las mismas dinámicas; generamos relaciones conflictivas, distantes o de codependencia. ¿Casualidad? ¿Mala suerte? ¿Todos/as son iguales?

No es casualidad. La razón por la cual repetimos los mismos patrones es porque estamos heridos y no abordamos adecuadamente nuestro universo emocional. A lo largo de la vida nuestro cuerpo emocional ha acumulado mucha dolor y desconfianza, y la relación de pareja, antes o después, inevitablemente activará nuestras heridas. 

Cuando nos cerramos, reaccionamos compulsivamente o nos victimizamos, saboteamos el amor, la intimidad y nuestro propio crecimiento. Podemos cambiar de pareja y repetir el mismo guión –acumular más desconfianza y resentimiento–, o reconocer nuestras heridas y emprender un proceso que nos ayude a abordar conscientemente las activaciones del cuerpo emocional para crecer en amor y consciencia.

Pero confrontar nuestra sombra es incómodo, nos da miedo; es mucho más sugestivo creer que ahí fuera encontraremos a un hombre o una mujer que colmará nuestras necesidades y nos hará feliz (aunque luego le culpemos de nuestra desdicha), que embarcarnos en un viaje interior para conocernos, responsabilizarnos y sanar nuestro cuerpo emocional.

Cuando anhelamos compañía, conexión, cariño, amor o sexo, pero hemos acumulado muchas carencias, temores, heridas y resentimiento, y no emprendemos un proceso de sanación, desarrollamos una coraza mental-emocional que nos impide crear una relación íntima sana, armónica y nutritiva. Nuestra "mochila emocional" dirige inconscientemente las interacciones, provocando desencuentros, conflictos, decepción, sentimientos de dependencia o rechazo. O, para protegernos –para intentar evitar el malestar emocional–,  generamos relaciones superficiales o encuentros sexuales sin corazón.


Acorazarse y desconectarse emocionalmente no nos ayuda,
al contrario, sabotea nuestro crecimiento, la confianza, el amor y la intimidad.


Cada día es más fácil tener relaciones sexuales. Afortunadamente hemos dejado atrás muchos tabús y mecanismos de represión y tenemos más libertad y posibilidades de experimentar la sexualidad que en el pasado. Pero tener más libertad sexual no significa necesariamente tener una sexualidad íntima, gozosa y nutritiva. 

Desnudarse y tener relaciones sexuales está al alcance de todo el mundo, pero despojarnos de la coraza y abrir el cuerpo y el corazón a la intimidad, requiere mucha presencia y honestidad, ser capaces de sentir, sostener y compartir nuestra vulnerabilidad.

Cuando estamos muy heridos, el miedo a mostrarnos, a sentirnos inadecuados y ser rechazados, nos impide abrirnos. Algunos seres se protegen tanto que, incluso en la sexualidad, evitan la intimidad. No pueden "desnudarse", desprenderse de sus máscaras, roles y corazas. El temor a sentirse vulnerables y perder el control les impide relajarse, confiar, dejar caer las barreras y fundirse en el amor.


Ketan Raventós Klein
Extracto del libro: 'Sanar el corazón'.
Despertar el maestro interior y sanar las heridas emocionales
(Editorial Gaia)

https://transformacion-interior.com/libro-sanar-el-corazon

 

 

Otras entradas en el Blog Inspiración

Perder la cabeza para sentirte vivo
Cómo transformar las experiencias traumáticas de nuestra infancia en una vida más consciente, amable y amorosa
El valor de mirar hacia dentro para sanar nuestras heridas emocionales
La enseñanza del Fuego Sagrado
Rendirse a la vida: el “Arte de Morir“
Bypass Espiritual: las dolorosas secuelas del autoengaño “espiritual”
Sammasati: «Vuelve a ti, sé tu propia Luz»
Ser raro/a: cuando no encajas en ningún molde
El anhelo del corazón
Cuando la luz del corazón es eclipsada
La zanahoria de la (in)felicidad
El miedo a ser un perdedor
La necesidad de conocernos profundamente para poder sanar nuestras heridas emocionales
La brecha entre la personalidad y el Ser: cómo perdimos el contacto con nuestra naturaleza esencial
La alquimia del corazón
El despertar de Eckhart Tolle contado por él mismo
OSHO: Escucha tu ser interior
Eckhart Tolle: Cuando se confunde el amor con el apego adictivo del ego
Jeff Foster: El Amor de tu vida
Codependencia: cuando las heridas emocionales sabotean el amor y la intimidad
¿Fluye o no fluye? ...Más allá de una justificación para no abrir el corazón
Jeff Foster: Una nueva espiritualidad más humana
Jeff Foster: Cómo sucede la verdadera sanación
Byron Katie: Ocuparte de tus propios asuntos
OSHO: La dependencia espiritual es la peor esclavitud
Bert Hellinger: Las “ovejas negras” de la familia
Jeff Foster: La belleza de ser un inadaptado/a
Byron Katie: Una máscara para hacerte feliz
Jeff Foster: Más allá de la máscara del desapego
Eckhart Tolle: Las relaciones como práctica espiritual
OSHO: Todo el mundo tiene miedo a la intimidad
  Aviso Legal | Política de Privacidad y Cookies | Sammasati I.C.E. © Copyright 2020