Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Para más información visite nuestra política de cookies

Aceptar Rechazar

 

 

El anhelo del corazón

A menudo confundimos el deseo con el anhelo, pero son dos fenómenos diferentes. Los deseos son innumerables y muchos de ellos imposibles de satisfacer. La naturaleza del deseo es inagotable. Es como el apetito, después de comer nos quedamos a gusto un rato, pero antes o después vuelve a surgir. Y así será hasta el final de nuestros días. 

El deseo es algo natural. No se trata de negarlo o reprimirlo, porque, cuando hacemos eso, generamos un problema. ¿Qué sucede cuando reprimes un deseo? Que te obsesionas con el asunto. Y obsesionarse con algo siempre es problemático.

En lugar de fiscalizar tus deseos, que son naturales y tienen derecho a existir, es más sano convivir amigablemente con ellos y reconocer que hay algo más profundo que ellos, algo que no es tan efímero y cambiante, un anhelo profundo que ha estado siempre dentro de ti. A ese latido lo llamo el anhelo del corazón.

¿Cuál es el anhelo profundo de tu corazón, aquello que estás buscando desde que naciste? En mi experiencia, los seres humanos anhelamos básicamente dos cosas: amor y libertad. En todo lo que hacemos, de una u otra forma, nos impulsa este anhelo. Tanto si el motor de nuestra vida es conseguir dinero, seguridad, bienes materiales, fama, sexo o poder, como si renunciamos a la vida mundana o a formar una familia para adentrarnos en un camino espiritual y ayudar a los demás, ¿qué estamos buscando realmente?

En los primeros años de vida, nuestra búsqueda de amor y libertad se proyecta hacia fuera: buscamos conexión, protección, aceptación, apoyo, amor incondicional, y al mismo tiempo queremos experimentar, explorar el mundo que nos rodea, descubrirnos, expresar nuestra energía y nuestra verdad. Necesitamos encontrar un sentido a nuestra existencia, elegir nuestro camino, liberarnos de las expectativas y los modelos impuestos por la sociedad.

Buscamos el amor a través de la intimidad con uno mismo, con el otro, con la naturaleza, con el misterio al que algunos llaman Dios. Mientras, el anhelo de libertad nos impulsa a explorar la vida a través del despliegue de nuestra genuina individualidad y creatividad.

Con el paso del tiempo, a medida que vamos siendo conscientes de nuestro malestar interno, de la ansiedad, los temores, las heridas, los conflictos y el vacío que nos acompaña, en algunas personas surge un tercer anhelo: paz interior. Una búsqueda que nos impulsa a conocernos profundamente, a "des-cubrirnos", a aprender a meditar y emprender un viaje de sanación.

En Oriente a la paz interior la llaman Silencio, No-Mente. Pero no es lo que generalmente en Occidente entendemos por silencio —la ausencia de ruido—, es la quietud, la serenidad y la claridad de un corazón y una mente en paz; la LIBERTAD —con mayúsculas— de una vida libre de ansiedad, del sufrimiento y la confusión que genera la mente egoica. 


Ketan Raventós Klein
Extracto del libro 'Sanar el corazón' (Editorial Gaia).
https://transformacion-interior.com/libro-sanar-el-corazon

 

 

Otras entradas en el Blog Inspiración

Bypass Espiritual: las dolorosas secuelas del autoengaño “espiritual”
Sammasati: «Vuelve a ti, sé tu propia Luz»
Ser raro/a: cuando no encajas en ningún molde
El miedo a ser un perdedor
Cuando la luz del corazón es eclipsada
La zanahoria de la (in)felicidad
La necesidad de conocernos profundamente para poder sanar nuestras heridas emocionales
La brecha entre la personalidad y el Ser: cómo perdimos el contacto con nuestra naturaleza esencial
La alquimia del corazón
El despertar de Eckhart Tolle contado por él mismo
OSHO: Escucha tu ser interior
Eckhart Tolle: Cuando se confunde el amor con el apego adictivo del ego
Codependencia: cuando las heridas emocionales sabotean el amor y la intimidad
Jeff Foster: El Amor de tu vida
¿Fluye o no fluye? ...Más allá de una justificación para no abrir el corazón
Jeff Foster: Una nueva espiritualidad más humana
Jeff Foster: Cómo sucede la verdadera sanación
Byron Katie: Ocuparte de tus propios asuntos
OSHO: La dependencia espiritual es la peor esclavitud
Bert Hellinger: Las “ovejas negras” de la familia
Jeff Foster: La belleza de ser un inadaptado/a
Byron Katie: Una máscara para hacerte feliz
Jeff Foster: Más allá de la máscara del desapego
Eckhart Tolle: Las relaciones como práctica espiritual
OSHO: Todo el mundo tiene miedo a la intimidad