Jeff Foster: Más allá de la máscara del desapego

 

El maestro espiritual Eckhart Tolle dice: “Las relaciones están aquí para hacerte consciente, no para hacerte feliz.”

Yo, personalmente, anduve vagando en el desierto por muchos años; por la estéril tierra del desapego espiritual, del intento de apartarme del cuerpo, del neo-Advaita, negando al mundo y sintiéndome superior. (¡Yo estoy mucho más iluminado, más consciente, más libre de ego que tú, simple mortal!).

Pero volver a la realidad, en este mismo suelo, con toda su confusión, con sus íntimas relaciones humanas; ahí es donde la verdadera aventura de la vida comienza.

Las relaciones comenzaron a sacar a la superficie todo lo que dentro de mí había estado tratando de evitar, esconder, o reprimir ante los demás durante años y años, cosas que no encajaban con una imagen 'espiritual', con la imagen de un “hombre iluminado”. 

Resultaba sumamente doloroso y humillante mostrar una y otra vez que no lo había “logrado,” que en realidad no existía ninguna “línea final,” que las energías aún no iluminadas seguían rugiendo en mi interior, energías que aún no había podido aceptar, energías que anhelaban salir a la luz, fragmentos desesperados por sentirse amados y aceptados en un hogar que incluyera las relaciones.

Independientemente de lo doloroso y humillante que fue, este camino resultó ser asombrosamente liberador. El “hedor de la iluminación” (como Mariana Caplan lo llama) no tiene la capacidad de soportar el fuego de una relación honesta. Clichés como “no hay un yo,” “sólo hay consciencia,” y “todo es perfecto” no sirven de nada cuando tu más íntima amiga está parada frente a ti, con todo su corazón, pidiéndote una conexión honesta y vulnerable, sin mierda  por medio. No hay ningún sitio en donde nos podamos esconder, ningún sitio al que podamos salir corriendo. Ella verá a través de tus juegos y te llamará la atención cuando te atrevas a mentir.

Gracias a todas ustedes, fuertes, inteligentes, preciosas mujeres que me enseñaron cómo amar y cómo escuchar, y gracias por hacer que éste sea un camino sin fin...

Jeff Foster

fil2
 

Otras entradas en el Blog Inspiración

Jeff Foster: La belleza de ser un inadaptado/a
Byron Katie: Una máscara para hacerte feliz
Eckhart Tolle: Las relaciones como práctica espiritual
OSHO: Todo el mundo tiene miedo a la intimidad