Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Para más información visite nuestra política de cookies

Aceptar Rechazar

 

Rendirse a la vida: el “Arte de Morir“

En nuestra cultura la palabra 'rendirse' tiene muy mala prensa, porque se interpreta como un fracaso, como una debilidad, como un acto de desidia o de cobardía. «No pares, no te rindas nunca, no dejes de luchar», se oye por todas partes. Porque no entendemos ni sabemos qué significa rendirse. Nos hemos pasado la vida huyendo de nosotros mismos. Sabemos esforzarnos, protegernos, luchar, perseguir, conseguir, resistir, huir, posponer, escapar. Somos expertos en sobrevivir, pero desconocemos el Arte de Morir.

En Oriente se utiliza la metáfora ‘el Arte de Morir’, como un aprendizaje esencial para la vida. No se refiere a la muerte física —aunque es una preparación para afrontar la muerte—, sino a la maestría de vivir entregado al momento presente. Nos recuerda que algo en nosotros tiene que morir para estar realmente vivos. 

El significado espiritual de rendirse es lo contrario de huir, de evitar, de escapar; significa entregarse a la vida tal como es. No significa ni sometimiento ni humillación. Al contrario,  quien afronta la vida tal como es, con el corazón abierto, respondiendo con honestidad y valentía, emana gracia, belleza y dignidad. Es la Luz que irradia Buda, Jesús, Saraha, Rumi, Meera, Atisha y todos los seres despiertos —hombres y mujeres— que han caminado sobre la tierra. 

Rendirse no significa dejar de actuar, sino dejar de discutir con la realidad; en lugar de rechazar o intentar escapar de la realidad, de vivir inconscientemente —huyendo y reaccionando—, te abres a la vida. En la rendición tomas la vida tal como es y desde ese espacio de profunda aceptación surge la respuesta adecuada al momento presente.

La rendición empieza a suceder cuando la consciencia reconoce el origen del sufrimiento humano, cuando comprende que el ego es una ilusión —una creación mental—, un espejismo que causa mucha confusión y dolor. Mientras creemos que el espejismo es real —un oasis en medio del desierto—, esa visión nos impulsa a tomar decisiones equivocadas, basadas en una percepción irreal.

En cambio, si al mirar al horizonte vemos un espejismo, pero somos conscientes de que la laguna que estamos viendo no existe —es solo un efecto óptico—, no nos empeñaremos en tratar de alcanzar algo que, aunque puede parecer muy sugerente, no es lo que aparenta, ni sufriremos un desengaño cuando al acercarnos reconozcamos que el reflejo que veíamos no es lo que habíamos imaginado.

Cuando el ego dirige nuestra vida vivimos persiguiendo espejismos, con la esperanza —y consiguiente decepción— de que estamos a punto de alcanzar un oasis. Pero como nunca lo encontramos, acabamos sintiéndonos estafados, agotados, víctimas de la vida, cuando en realidad nadie nos ha estafado, hemos sido víctimas de una visión y unas expectativas irreales. 


Ketan Raventós Klein
Extracto del libro 'Sanar el corazón'
Despertar el maestro interior y sanar las heridas emocionales.
(Editorial Gaia) https://transformacion-interior.com/libro-sanar-el-corazon

 

 

Otras entradas en el Blog Inspiración

El valor de mirar hacia dentro para sanar nuestras heridas emocionales
La enseñanza del Fuego Sagrado
Bypass Espiritual: las dolorosas secuelas del autoengaño “espiritual”
Sammasati: «Vuelve a ti, sé tu propia Luz»
Ser raro/a: cuando no encajas en ningún molde
El anhelo del corazón
Cuando la luz del corazón es eclipsada
La zanahoria de la (in)felicidad
El miedo a ser un perdedor
La necesidad de conocernos profundamente para poder sanar nuestras heridas emocionales
La brecha entre la personalidad y el Ser: cómo perdimos el contacto con nuestra naturaleza esencial
La alquimia del corazón
El despertar de Eckhart Tolle contado por él mismo
OSHO: Escucha tu ser interior
Eckhart Tolle: Cuando se confunde el amor con el apego adictivo del ego
Jeff Foster: El Amor de tu vida
Codependencia: cuando las heridas emocionales sabotean el amor y la intimidad
¿Fluye o no fluye? ...Más allá de una justificación para no abrir el corazón
Jeff Foster: Una nueva espiritualidad más humana
Jeff Foster: Cómo sucede la verdadera sanación
Byron Katie: Ocuparte de tus propios asuntos
OSHO: La dependencia espiritual es la peor esclavitud
Bert Hellinger: Las “ovejas negras” de la familia
Jeff Foster: La belleza de ser un inadaptado/a
Byron Katie: Una máscara para hacerte feliz
Jeff Foster: Más allá de la máscara del desapego
Eckhart Tolle: Las relaciones como práctica espiritual
OSHO: Todo el mundo tiene miedo a la intimidad